Análisis: 'Lead and Gold: Gangs of the Wild West'


El juego que tenemos entre manos es un shooter multijugador en tercera persona ambientado en el salvaje oeste. Salió el pasado 8 de Abril en Steam (aunque ya está disponible en otras tiendas digitales) y el día 22 del mismo mes en la PSN. También hay una versión de Xbox 360, pero esta ha sido congelada debido a problemas de distribución, y actualmente su destino es incierto. La desarrolladora de 'Lead and Gold: Gangs of the Wild West' es Fatshark, una empresa novel que debutó cooperando con GRIN en los paupérrimos 'Wanted: Weapons of Fate', 'Terminator Salvation' y 'Bionic Commando'. Ahora es cuando podríamos echarnos las manos a la cabeza y gritar llenos de pavor mientras intentamos olvidar el nombre de este juego, pero Fatshark también colaboró con el desarrollo del genial 'Bionic Commando Rearmed' (y recordemos que está haciendo su segunda parte), así que tienen una merecidísima segunda oportunidad. ¿Sobrevivirá este cowboy en el gran desierto de juegos multijugadores que hay?


Hemos dicho ya que el juego está ambientado en el salvaje oeste, pero... ¿cómo se refleja esto en un shooter exclusivamente online, sin historia? Pues, llanamente, en los escenarios, los personajes y la música, además de que los modos clásicos han sido adaptados. Más adelante trataremos estos apartados en pofundidad, pero quedaos con la idea de que la ambientanción es bastante anecdótica.
Tenemos un total de siete modos, seis de los cuales estaban en el juego desde la beta, y otro, demolición, que sacaron más tarde con una actualización y que consiste en volar ciertos objetivos de los enemigos con pólvora, mientras ellos intentan hacerte lo mismo. Además está conquista, que es el clásico modo en que hay que capturar ciertos puntos y evitar que los rivales te los capturen a ti, codicia, en el que hay que llevar los sacos de oro repartidos por el mapa a tu base, pólvora, modo en que un equipo tiene que abrirse paso entre las barreras enemigas a base de los mismos barriletes que usamos en demolición, tiroteo, una eliminación por equipos de toda la vida, fiebre del oro, que es un modo cooperativo en el que hay que robar sacos de oro de las hordas de bots contrincantes, y robo, donde se mezclan un poco todos estos conceptos y un equipo tendrá que volar ciertas barreras para llegar al lugar donde el adversario esconde el oro, para ya finalmente llevarlo a su base.
Cabe destacar sin duda el papel de los barriletes de pólvora, recreados con mucho detalle y que tras disparar empezarán a soltar chispas por el agujero creado hasta que exploten, causando mella en todos los jugadores cercanos.
Podremos jugar estos modos en siete mapas distintos, todos ellos con un buen diseño pero que les falta carisma para hacernos sentir verdaderos cazarrecompensas del oeste. No obstante, al batallar nos olvidaremos de ellos y lo importante será permanecer con vida y conseguir nuestro objetivo, su función es básica, y cumplen.

Ahora hablemos de los personajes, las "clases". Hay cuatro, que a parte de contar con modelado y arma distintivos, tienen también una habilidad y un tipo de sinergía diferentes. Las sinergías son, resumiendo, unos bonus que da el juego por ir en equipo y que dependen de quién esté a nuestro lado.
La primera clase es el dinamitero, un personajillo bajo, feo y barbudo que puede lanzar dinamita cada cierto tiempo y causa daños letales a corto alcance con su escopeta; su sinergía aumenta la resistencia de los miembros del equipo. Después está la trampera, una cazadora con un potente francotirador y la capacidad de colocar trampas en el suelo, que atraparán los enemigos que las pisen. Su sinergía aumenta el porcentaje de críticos de los compañeros. La tercera clase es la del sheriff, un tipo alto con un fusil de medio alcance y la habilidad de marcar los jugadores para saber su posición en todo momento. Irradía la sinergía del daño: los que están cerca suyo causarán más estragos al impactar a los enemigos. La última clase es el pistolero, un bandido muy eficaz a corto alcance y que tiene la habilidad del gatillo rápido; la sinergía que proporciona es la de puntería, que convierte a sus aliados en todos unos linces. La verdad es que se echa en falta alguna que otra clase más, o la posibilidad de alternar entre distintos tipos de armas en una misma clase.

Nuestro personaje se maneja como cabe de esperar, apuntar con el mouse, moverse con el WASD (o conectar un infame mando de Xbox 360), correr con SHIFT y dar volteretas con la tecla de CONTROL. Hay otro botón esencial que es el de habilidad, predeterminado en ALT, y que mientras lo tengamos pulsado nos dotará de los beneficios anteriormente comentados. Además, podremos usar torretas y revivir compañeros caídos (hay una distinción entre fiambres y compañeros caídos, que pueden disparar desde el suelo) con el simpático botón "e".

Sin duda esta mezcla da pie a un gameplay a medio camino entre lo clásico y lo innovador. Los jugadores experienciados se harán rápidamente con sus controles, pero lo realmente interesante del juego no es ir "a matar", sino jugar con el equipo y pensar en la manera de conseguir nuestra meta rápidamente.
Las acciones que repercutan positivamente en el equipo (llevar una bandera de 'respawn', matar enemigos, revivir compañeros, destruir objetivos, dar asistencias) nos serán recompensadas con experiencia. Llegados a ciertos niveles de experiencia, subimos de categoría, cosa que aumenta los efectos de la sinergía, pero hay que destacar que la categoría se resetea en cada partida. El indicador que informa del equipo que va ganando funciona a base de dólares, y el modo de ganarlos depende de en qué tipo de juego estemos batallando. Algo raro y molesto relacionado con las estadísticas de víctimas/muertes es que no las podremos ver durante las partidas, sino solamente al finalizarlas.

Gráficamente estamos delante de un juego resultón, bonito, pero profundamente marrón y soso, si exceptuamos la indumentaria de los equipos. El motor está bastante bien optimizado y ofrece una calidad acorde a nuestro potencial gráfico. Los objetos destructibles son escasos, y en su totalidad se trata de objetivos tácticos de los distintos modos de juego; los escenarios son en general bastante sobrios y dedicados al combate.
La música se hace presente en el menú, encarnando una melodía muy resultona, y ya en forma de leve hilo conductor en las partidas, siempre que los disparos nos dejen escucharla.
Un buen apartado artístico completa la experiencia sensorial de 'Lead and Gold'.

Lo que más nos ha gustado:
La existencia de la bandera y los cortos tiempos de reaparición hacen que sea un juego muy dinámico.
La sinergía es un añadido muy interesante, que premia el trabajo en equipo y le da un toque original al juego.
La gente de Fatshark está muy atenta por este juego y saca nuevo contenido y actualizaciones con frecuencia.

Lo que menos nos ha gustado:
Escenarios vacíos y la existencia de algún que otro bug en los mismos.
Ciertos modos de juego tienen poco interés y no nos plantean situaciones interesantes.

'Lead and Gold: Gangs of the Wild West' es una buena opción si queremos hacernos unas partidas rápidas online, y gana muchos puntos si podemos jugarlo con amigos (atentos al pack de cuatro disponible en Steam). El trabajo en equipo es esencial y las clases están bien estructuradas, pero la sobriedad de los escenarios y de las situaciones en las que nos pone el juego son características que pesan en el título.

Actualización: Vale la pena destacar que se ha añadido el soporte para servidores dedicados en el juego (versión PC).

4 comentarios:

Gen.Harris dijo...

Este juego me llama muchísimo la atención, pero me echa para atrás el hecho de que no muchos de mis amigos en Steam lo tienen.

La verdad es que la temática western me llama mucho. Creo que un multi como este debe ser bastante divertido.

Kenny dijo...

Ahora está rebajado a la mitad y no es mal momento para comprarlo, pero estoy seguro que en breve le meterán un descuento "fuerte" y la gente picará.

Loktarius dijo...

Es un juego que cuando salió me hizo tilín, pero el problema es que tengo pocos amigos que lo tenga, y sé que me aburriría comprándolo yo solo. De todos modos no lo descarto!

Buen análisis ;)

Anónimo dijo...

me va muy lento, a que se debe?

Publicar un comentario