Batman Returns de Super Nintendo


Posiblemente, una de las mejores adaptaciones “videojueguiles” de una película. Tanto es así, que este juego está considerado como uno de los mejores beat ‘em up que jamás tuvo la 16 bits de Nintendo. Mientras que Sega se encargó de publicar las versiones para sus consolas con distintas desarrolladoras (la celebrada versión Sega Mega CD y las no tan sobresalientes para Megadrive, Game Gear y Master System) Nintendo, confió en la (por aquel entonces en plenitud de fuerzas) Konami. Dicha compañía se encargó de de publicar y además realizar las versiones para sus consolas domesticas de 8 y 16 bits, destacando sobremanera el estupendo juego que se consiguió para la Snes...

Hoy, volvemos al pasado para conocer un poco más este “Batman Returns” de Super Nintendo

El juego data de 1993 y como mencioné en la introducción es un beat ‘em up de scroll lateral en el cual avanzamos de izquierda a derecha, mientras eliminamos a los enemigos que salen a nuestro paso a base mamporros y patadas. Para algunos, es una especie de “Final Fight” protagonizado por el hombre-murciélago. Llegado este punto he de decir que la comparación me parece acertada, tal y como podeis apreciar en el siguiente vídeo:


Vamos a empezar con la historia. Como ya dije antes, la historia está tomada de la taquillera película de Tim Burton. En esta ocasión, Batman deberá enfrentarse a la amenaza del siniestro Pingüino y la letal Catwoman, dos super-villanos que quieren hacerse con el control de Gotham City. El videojuego adapta de una manera “sui generis” el argumento de la película, tomando los elementos necesarios para hacer del título un “Batman contra todos”. Porque, la esencia es esa: ir avanzando a través los diferentes escenarios de la película de los payasos psicópatas de la banda del Pingüino para poder llegar hasta éste y Catwoman con el fin de eliminar a la ciudad de tan indeseable dúo de super-villanos.

Entramos ya en el apartado gráfico. Simplemente soberbio. El tamaño de los sprites de los personajes es alucinante y los escenarios están muy bien hechos.


Respecto a la jugabilidad, bajo mi punto de vista es otro de los puntos fuertes del título. Gracias a la gran variedad de golpes disponibles el juego hacía que estuvieras en una diversión constante, en la línea de títulos como “TMNT: Turtles in Time” (también de Konami) y otros beat ‘em up del estilo como Final Fight, que dicho sea de paso que es al que más nos recuerda. Los golpes más famosos de Batman era “el cascanueces” (podíamos agarrar a dos esbirros del Pingüino y les chocabas las cabezas), una especie de estocada con capa y por supuesto, cubrirnos para no recibir tanto daño en nuestra barra de energía.


Una de las cosas más divertidas es poder agarrar a tus enemigos y lanzarlos contra el suelo y demás. También, nuestro héroe podía lanzar sus variopintas armas a sus enemigos, armas que podías recoger a medida que avanzabas por el escenarios.

Muy curioso que mayoría de los nombres de los esbirros del Pingüino iban en consonancia con el arma que portaban. Por ejemplo. Si el esbirro llevaba un bazooka, su nombre era “Bazooka C.”. Y esto se iría repitiendo a lo largo del juego.
Además (al igual que las versiones de Sega Mega-CD y Megadrive) este Batman Returns también alternaba las fases de golpiza con las de conducción en las cuales manejábamos el “bat-móvil” cual “Out Run” mientras conducíamos eliminando a nuestros oponentes con la ametralladora del vehículo. Este elemento dotaba al juego de una variedad que lo hacía más divertido aún.


El juego contaba con siete fases (en la quinta manejábamos el mencionado “bat-móvil”) y tampoco era muy difícil, más o menos en línea de los títulos de la época. Con paciencia y dedicación podías hacerte con él.
Destaco en este punto que el juego contaba con cinco finales diferentes, lo que en cierta medida lo hacía más “rejugable” todavía de lo que de por si era.

El sonido era muy bueno, sobre todo los efectos de golpes. Estaba muy conseguido por el chip de esta consola. Y además la canciones eran las procedentes de la película, compuestas por el siempre genial Danny Elfman.



Nos gusta:

Los gráficos, los escenarios coloristas, la sensación de los golpes, el sonido y las canciones. Muy divertido.

No nos gusta:

Que no haya la posibilidad de jugar a dobles. Algunas animaciones de personajes, podían haber estado más logradas. Algo corto en duración. Podía haber sido más largo, siete niveles te sabían a poco.

Para concluir, creo lo que da consistencia a este juego (aparte por supuesto de su calidad técnica) es que estaba muy bien conseguido el equilibrio entre las fases de beat 'em up y las fases de conducción. De todos los juegos que salieron basados en el film de Tim Burton, posiblemente este sea el mejor. Al menos, eso es lo que piensa este humilde redactor.
Un estupendo título que merecía mucho la pena. Si aún no lo has jugado, no lo dudes. Hazte con él. Nunca es tarde...

3 comentarios:

Angus dijo...

Batman al más puro estilo Final fight, qué puede fallar? Juegazo (recuerdo que me encantaba estampar enemigos contra la pared). Gran análisis, Raff.

superdeimos dijo...

Siempre es cuestión de gustos, pero como adaptación al mundo de los videojuegos, me quedo con su predecesor, Batman The Movie, para los ordenadores de 8 Bits.

Eso si, para la época este juego era la hostia.

Buen articulo...

Gen.Harris dijo...

Posiblemente este sea el mejor o uno de los mejores juegos de Batman que se han hecho en 2D. El elemento beat'm up al estilo de Streets of Rage o Final Fight no le podía sentar mejor...

Raff, una vez más nos traes entrañables recuerdos.

Publicar un comentario