Análisis: 'Prince Of Persia: Las Arenas Olvidadas' para PS3


En 2008, a Ubisoft se le ocurrió revisitar una de sus franquicias más emblemáticas. Me estoy refiriendo, como no, a “Prince Of Persia”. Dicha revisión venía con una serie cambios importantes jugables y técnicos, siendo el más significativo de estos últimos el cambio de protagonista que vendría acompañado además de un importante lavado de cara con unos magníficos gráficos estilo “cell-shading”.

Pero muchos seguidores del príncipe no acogieron de buena gana estos cambios, sintiéndose en gran medida decepcionados ya que, aunque gráficamente era bastante bueno, no entendían el porqué de un nuevo personaje y una historia completamente nueva, alejada de lo visto anteriormente.

Dos años después, y coincidiendo con el estreno de las andanzas fílmicas del Príncipe, la compañía canadiense recupera una de sus exitosas sagas y vuelve por al estilo ya mítico de grandes juegos como Las Arenas del Tiempo

Antes de empezar a hablaros de la historia de este “Forgotten Sands” os diré que la trama no tiene nada que ver con lo que se cuenta en la película. Aunque, evidentemente la idea es aprovechar el tirón de esta para vender más copias. La historia, se sitúa temporalmente entre los argumentos de “Las Arenas del tiempo” y “El Alma del Guerrero”.

Tras lo sucedido al final de “Las Arenas del tiempo”, el Príncipe decide visitar a su hermano Malik pero al llegar al reino de este, se encuentra con que está siendo asediado por fuerzas invasoras que intentan destruirlo. Malik intenta contener el ataque como puede pero sus soldados están cayendo rápidamente así que decide usar un medallón místico para despertar al ejército de las arenas de Salomón para que le ayude a vencer a las misteriosas fuerzas. Pero lo que ocurre, es que acaba desatando una fuerza terrible liderada por el demonio Ratash y a partir de ahí, todo se complica.




El Príncipe emprenderá una aventura increíble para liberar al reino de Malik de la influencia del demonio Ratash. Aunque la trama no es mala en sí, a medida que avanzas en el juego comprendes que no deja de ser una excusa para guiar al Príncipe por una serie interminable de plataformas y enemigos que se repiten una y otra vez a lo largo de los magníficos escenarios del juego.


Sin duda, el que la mecánica jugable de este Prince of Persia haya vuelto a sus orígenes es lo mejor que le podía haber pasado a la saga. Las plataformas, pinchos, saltos imposibles y espadazos volverán a deleitar a los fans de la saga. Jugablemente es bastante bueno, y divertido. Eso sí, el punto negativo en la jugabilidad aparece cuando descubres que el juego es demasiado lineal. Avanzar siempre hacia adelante de plataforma en plataforma, o esquivando trampas puede llegar a ser bastante tedioso.


Llegado este punto, señalaré que nuestro personaje aparte de subir las paredes con una facilidad pasmosa, tiene su ya clásico poder de retroceder en el tiempo que nos será muy útil si fallamos en un salto y caemos donde no debemos y en esta ocasión además los desarrolladores han incluido una serie de poderes basados en la fuerzas de la naturaleza, como la tierra, el fuego y el más espectacular de todos: el poder de congelar el agua. Para poder superar muchos obstáculos deberemos usar con acierto dicho poder. De otra manera, será imposible avanzar.



Aparte de esto, podremos rebotar de pared en pared o trepar muros. El poder de la memoria nos permite crear plataformas que no existen para llegar a otras. Nuestro personaje porta una espada con la cual iremos derrotando a un sinfín de enemigos que se van repitiendo una y otra vez y algún que otro enemigo de mayor tamaño. Al derrotar los enemigos estos liberarán una serie de orbes que nos darán habilidades nuevas y la posibilidad de subir de nivel. Si por ejemplo se nos agotan los orbes azules, no podremos retroceder en el tiempo y por consiguiente, moriremos. Los orbes rojos nos rellenan la barra de energía. Los amarillos nos proporcionan puntos de experiencia.

A la hora de combatir a los enemigos, el poder rodar por el suelo y usar la patada para tirar a los enemigos por precipicios nos salvará el cuello en más de una ocasión. El sistema de combate, aun siendo simple, es bastante acertado ya que podremos realizar varias combinaciones de golpes para librarnos de molestos enemigos, en su gran mayoría con forma de esqueleto.




Gráficamente, el juego es bastante correcto. Usa el mismo motor gráfico que "Assasin's Creed" y las animaciones están muy conseguidas. Las texturas, pese a que podían estar mejor, cumplen sobradamente. No es un juego que contenga bugs reseñables y si quiero resaltar el excelente diseño artístico sobre todo de escenarios preciosistas y detallados. También es muy destacable el diseño de personajes como Ratash, Malik o Razia, una divinidad con forma de mujer que nos ayudará y nos guiará en nuestra aventura.

El sonido es sobresaliente, buenos efectos de sonidos y una gran banda sonora compuesta por Tom Salta (habitual ya de los videojuegos con otras bandas sonoras como Red Steel, Tom Clancy's H.A.W.X. o Crackdown) y que ambienta perfectamente la historia del Príncipe. Y como es habitual en los títulos de Ubisoft el juego viene doblado al castellano.


Nos gusta Smile

Que el Príncipe haya vuelto por sus fueros, con un juego muy divertido.
Técnicamente, y a pesar de algunos bugs menores, el resultado final es bastante bueno.
Doblaje al castellano. Los poderes de los elementos aportan cierta personalidad al juego. 
La edición coleccionista está muy cuidada e incluye el juego original para descarga.


No Nos gusta Sad

Demasiado repetitivo y lineal. La historia cojea en algunos puntos.
Es demasiado fácil, puedes acabarlo fácilmente en ocho horas. Poca variedad de adversarios, los enemigos se repiten una y otra vez. 
Si no eres fan de la saga puede ser que te arrepientas de la compra.

[CONCLUSIONES]

En los últimos tiempos la saga PoP ha perdido fuelle respecto a “Assasin’s Creed”, que se ha convertido en el ojito derecho de Ubisoft en detrimento del Príncipe que ha sido relegado a un discreto segundo plano. No es que las cosas hayan cambiado con este “Forgotten Sands”, pero sí es cierto que este nuevo título nos devuelve cierto halo de esperanza para futuras entregas pese a que estas “arenas olvidadas” no acaban de convencernos del todo por culpa de los mencionados fallos en su jugabilidad. 
En definitiva, un buen juego pero ni de lejos el triple A que algunos esperábamos. Recomendado principalmente para fans de la saga.

2 comentarios:

Oscar dijo...

Buen analisis Rafa. ^^ Como ya dije en directo se nota que te gustan los PoP y eso se nota en el análisis.
Yo la verdad es que no tengo pensado pillarlo, a no ser que lo vea a 10 euretes, que también es probable de aquí a un año. No soy demasiado fan de la saga, tengo los dos primeros de la pasada gen y los dos estan sin acabar, de hecho el segundo ni lo he empezado, y como ya comenté en directo el PoP de 2008 me parece un juego precioso, pero bastante aburrido. También tiene la maldición de ser el juego con el que me petó la PS3 de 60 GB, pero bueno eso ya no es culpa del juego. xD

Raff Wylde dijo...

Es un buen juego, pero aún espero un PoP de nueva generación que parta la pana. Cuando lo acabé me entraron ganas de rejugar a "Las Dos Coronas" de PS2 uno de mis 'Prince Of Persia' favoritos. Estupendo título. Por cierto, a ver si alguien comenta por aquí como está el 'Forgotten Sands' de PSP.

Publicar un comentario