El Complejo Lambda: Una jugada maestra

Finaliza la tercera temporada de El Complejo Lambda, y con ello se hace necesario realizar un ejercicio retrospectivo, con cierto aire nostálgico y enternecedor, que resuma qué ha supuesto para aquellos que están  lejos de los micrófonos, acomodados tras un teclado, este último año de emisión continuada del programa, y posterior podcast gallego sobre videojuegos por excelencia. Sin ánimo de suponer estas líneas una falsa e hipócrita adulación, sirvan las mismas como sincero agradecimiento a un grupo de compañeros y amigos que han aunado sus ilusiones y esfuerzos para compartir una afición común, los videojuegos, y lo que es más difícil, conseguir trasladar su entusiasmo a aquellos menos experimentados o con menor proyección en la materia. Levantemos la copa bien alta y brindemos por ellos.

  Parece mentira cómo van pasando los años y, aunque ciertamente pesan en lo físico, éstos nos van demostrando cómo consiguen, a medida que los contamos con los dedos de las manos, aportarnos un mayor grado de experiencia, responsabilidad y profesionalidad. Basta echar la vista atrás y comprobar los primeros pasitos de El Complejo Lambda, un germen capitaneado por Victor (Gen. Harris) que no era más que una reunión de amigos (y que aún sigue conservando esta esencia original), con una plantilla distinta a la actual, que compartían, con un tono nervioso y con problemas técnicos justificables y lógicos en todo proyecto novicio, su pasión por los videojuegos. A pesar de sus carencias técnicas, esta puesta en marcha sirvió para dar a conocer a la audiencia (escasa en aquel tiempo, todo hay que decirlo) las tendencias videojueguiles de cada uno de sus miembros, denotando, casi de forma evidente, su afición al PC o a las consolas, y dentro de éstas, a la corriente nipona o norteamericana (en definitiva, si su vena fanboy se decantaba por Sony, Microsoft o Nintendo). Al fin y al cabo, por mucho que queramos ocultarlo, todos tenemos un pequeño fanboy latente en el interior (todos estamos preñados de un fanboy, amigos, tenedlo en consideración).

El paso al siguiente nivel, la segunda temporada, supuso un pequeño avance que fue perfilando las secciones habituales en las que hoy se divide El Complejo Lambda, quien siempre gira en torno al análisis de un juego reciente, y la incorporación de David (Bonoman) hizo subir enteros al nivel general, pues con él se garantizaban no sólo los exabruptos y la sal gorda, sino la rigurosidad de sus análisis, dado su  marcado carácter de hardcore gamer. Se hace necesario en este punto repasar las secciones que poco a poco han ido cobrando vida y protagonismo y actualmente integran el programa. Sin olvidar la aportación de Gaspar (Astria), quien abandonó la formación mediada la segunda temporada, y de quien recuerdo sus vastos conocimientos sobre juegos de rol, de los cuales hace gala en la actualidad en el foro, hagamos un breve repaso al esqueleto de El Complejo Lambda. En primer lugar, la habitual pero necesaria sección de Noticias, dirigida por Jorge (Loktar) da pie al desparrame, al noble arte de rajar en su sentido más literal, y a la idolatría de algunos iconos del género. "El owned de la semana", de la mano de Zoe (Spriggan), consigue arrancarnos una sonrisa y reírnos a mandíbula batiente de las incongruencias (muchas) de la industria del videojuego, gracias en buena parte a la labor del colectivo sociólogo. Por último, y no menos importante, el retroanálisis extrae nuestro lado más tierno y nostálgico y evita que títulos destacables del pasado caigan en el olvido, gracias al excelso trabajo de Oscar (mosqui), experimentando en estas lides retroactivas. Y el colofón son los descarnados e intensos debates que libran sobre la mesa del estudio, exponiendo temas de candente actualidad y que se lanzan a la audiencia para ser continuados en el foro, vía habitual de debate en libertad y madriguera habitual de sabios, ninjas y trolls, cada cual en su respectiva categoría.

El proyecto iba cobrando forma y la labor técnica, aparentemente desapercibida pero no en el olvido, de Teo (Anchoas), ahora apodado de forma unilateral y soberana Teojima, aportaba al programa un formato dinámico y envolvente, una factura disimulada pero imprescindible para una óptima calidad rítmica. Por otro lado, la apuesta que El Complejo Lambda ha hecho por la interacción de la comunidad forera, no sólo dotando de plena libertad de expresión al mismo sino leyendo en antena los comentarios, por absurdos y bizarros que fuesen (y lo digo por propia experiencia), lo dotan de un carácter simpático y agradecido para con sus oyentes, a pesar del comprensible tedio que pueda suponer leer nuestros triviales pensamientos plasmados bien en forma de texto, bien en forma de imagen bizarra, sí o sí.

Con la tercera temporada el programa ha alcanzado un punto álgido que no sólo ha logrado superarse a sí mismo, tomarse en serio, sino encandilar a una comunidad que, semana tras semana, apuesta por el juego a analizar y se anima a participar en directo, bien a través del foro, por teléfono en directo o a través del ardiente chat. Hasta dónde ha podido llegar la fiebre y las ganas de escuchar las minidosis semanales de El complejo Lambda que incluso,a pesar de las desavenencias técnicas transitorias que propiciaron la pérdida del streaming, se ha llegado al punto de instalar improvisados sistemas de streaming alternativo y oficiosos gracias a la labor de algunos de los miembros del foro. No hay nada más reconfortante para un proyecto que la aceptación y el apoyo por parte de su audiencia, y eso, en los tiempos que corren, es digno de mención y agradecimiento.

El Complejo Lambda seguirá su andadura un año más, y esperemos que muchos más, y su ejército de seguidores se convertirá en batallón, porque su actividad es progresivamente creciente, su perspectiva más amplia y la experiencia se ha dejado notar, especialmente en su aspecto profesional, sin que ello haya supuesto traicionar el espíritu original del programa, el del círculo de amigos que gustan de hablar y debatir, cara a cara, sobre la pasión que les une.

Por mi parte, en lo puramente personal, me faltan palabras para mostrar mi gratitud por un programa de radio con el que he crecido no sólo físicamente, sino también a nivel intelectual, y que ha aceptado, sin rechistar, y aportándome libertad absoluta, que forme parte de su plantilla de redacción, tarea ésta que realizo con la mayor de las ilusiones y en la medida de mis humildes conocimientos. Son muchos los granitos de arena los que se están aportando para que lo que fue unos húmedos cimientos ahora vaya tomando la forma de un  imponente y firme castillo. ¡¡Gracias por hacernos la vida más feliz, y sobre todo, gracias por vuestro sentido del humor!!

Excepcionalmente, como podéis comprobar, en este artículo no hay imágenes, salvo la que lo encabeza. Las imágenes en este caso las debemos crear cada uno de nosotros en función de las sensaciones que nos haya causado el programa. Dad rienda suelta a vuestra imaginería visual.

13 comentarios:

Loktarius dijo...

La verdad es que esta entrada es toda una sorpresa, ninguno del equipo sabíamos nada. Muchas gracias Angus!!

Creo que tú mismo has resumido lo que sentimos todos los que hacemos el programa:

"No hay nada más reconfortante para un proyecto que la aceptación y el apoyo por parte de su audiencia, y eso, en los tiempos que corren, es digno de mención y agradecimiento."

Quién iba a decir que después de lo dificil que fue empezar llegaríamos a estar donde estamos, con un montón de gente que le gusta lo que hacemos y que disfruta semana a semana con nuestros programas.

Para mí es un honor y una tremenda satisfacción que algo en lo que participo y a lo que le pongo tantas ganas pueda alegrarle el día a la gente.

Gracias a todos los que nos aguantais semana a semana y que sepáis que tenemos cuerda para rato!

PD: Angus, tú si que sabes tocar la fibra

dab1 dijo...

Oh! Un festival del chupapollismo.

Nah en serio, un buen artículo para un fin de temporada.

Roberto, Teodrak dijo...

No me gusta, no salgo lo suficiente.

Es broma.

Gracias, socio.

Cutreman dijo...

Este artículo contribuye al broche de oro que espero que sea el final de la tercera temporada, sin duda la mejor de El Complejo Lambda.

Gracias a todo el equipo por estar ahí cada semana (aunque no siempre a la misma hora) y a la gran comunidad que habéis reunido entre el programa, el blog y los foros.

¡Un abrazo y felices vacaciones!

Kenny dijo...

Es difícil decirlo con palabras, así que...
http://www.youtube.com/watch?v=u9ibNxlHnHU

Genial, Angus

vito dijo...

no soy habitual del foro pero si acérrimo del programa, escucho el podcast en cuanto lo colgáis, me divierto mucho y sois como mi guia de compra.
Seguid así y gracias.

Syntax dijo...

Creo que voy a llorar de la empocion!!

Oscar dijo...

Ganador del "Artículo recomendado de la semana" en esta ocasión ya no habrá ni votaciones. xD

Grande Angus.

dumi dijo...

Que grande Angus!! un gran articulo!

Vitote dijo...

Grande, maestro Angus.

Sencillamente gracias por hacer este magnífico programa. Antes os escuchaba mientras corría o me dedicaba a faenas del hogar y me acompañábais. Este año me he implicado todo lo que me ha permitido mi vida laboral y así, de repente sois un pilar más en mi vida. La cercanía de Víctor y Jorge, y su coraje para aceptarme como redactor vale más que un gritón de dólares. La sabiduría e implacabilidad de Bono, la puntilla de Óscar, el siempre positivo y afable Zoe, el grandioso Teojima( todos sabemos que el artículo no te ha gustado porque no tenía mechas), sois únicos.

Mención a los compañeros del equipo de redacción, ha sido un placer conocerles hasta el punto de haber trabado amistad con algunos de ellos, parece una locura para gente que no se ve las caras a diario y algo difícil de entender para los ajenos. Sólo siento no poder dedicarle más tiempo y no poder aportar más a esta gran comunidad que habéis creado.

Ahora, el insomnio y las preocupaciones, hacen que durante mis guardias no sea capaz de pegar ojo, pero esas dos horas de tensa libertad se transforman en un placer poniéndoles a ustedes en el MP3, tornándose en esa válvula de escape que ayuda a seguir entrando en el consultorio de urgencias con una sonrisa de oreja a oreja.

Por todo ello, ¡Gracias! y que siga la fiesta

Gen.Harris dijo...

Muchas gracias, Angus, por este emotivo artículo. Me siento muy orgulloso del Complejo Lambda y de ver cómo día a día lo que parecía un proyecto sin futuro cala hondo en los corazones de tanta gente.

Una cosa que no debemos olvidar es que El Complejo Lambda no somos sólo Víctor, Jorge, David, Oscar, Zoe, Angus, El Hombre Sin Nombre, DaDy-Kun, Vitote o Kenny (además de los demás redactores),El Complejo Lambda somos todos. Todos los que nos escucháis, posteáis en directo en foro y chat, visitáis nuestro blog, descargáis nuestro podcast semanal... todos pertenecéis al Complejo Lambda y sois indispensables para que el programa funcione. Por todo ello este artículo es tanto vuestro como nuestro.

Muchas gracias por todo y muchas gracias, Angus, por plasmarlo en el blog. Nos vemos esta noche en directo y espero que con amplia participación telefónica y vía chat/foro.

Anónimo dijo...

ROLANDIR:

No se que cojones tratas de vender pero ¡¡¡PONGAME DOS!!!

En serio, mola, y molará más aún leerlo dentro de unos años.

Raff Wylde dijo...

El Complejo Lambda es la polla! ;)

Publicar un comentario