Análisis 'Iji'

'Iji' es un shooter lateral en 2D gratuito, descargable desde la página web del autor (remar.se). En él encarnamos a Iji, una especie de superhumana, mejorada tecnológicamente, que debe eliminar la amenaza de los alienígenas Tasen y Komato. Mezclando esto con niveles, muchas armas y un toque de plataformeo, definimos a grandes rasgos el juego que tenemos entre manos.




La historia empieza con Iji dormida en una cama de un laboratorio humano. Unos científicos a su alrededor discuten si deberían despertarla ya o seguir perfeccionándola, dando a entender que ella es la última arma de la humanidad contra una invasión perpetrada por los Tasen. Poco después, lo único que sabemos es que los Tasen han llegado, los científicos están muertos e Iji ha despertado. La voz de su hermano Dan nos guía a partir de entonces hacia la salida de cada nivel mediante los altavoces situados en todo el complejo, mientras nos defendemos a escopetazo limpio.
Las historias complejas no suelen ser propias de los juegos indie, pero sin duda nos encontramos delante de una excepción. Extensos diálogos y muchos registros de los aliens nos ayudan a hacer una idea de la trama del juego, pero eso sí, en inglés. Si nos gusta meternos en este tipo de historias lo pasaremos bien buscando los registros de texto para completar nuestro conocimiento sobre el mundo de Iji.
Las dos razas alienígenas nos dejan mensajes

En cuanto a la mecánica, recuerda mucho a Metroid. Scroll lateral, disparos, objetos para aumentar nuestras habilidades, aliens... Es inevitable pensar en los títulos de la cazarrecompesas Samus, pero Iji tiene un gran añadido que le da un toque "RPG": los niveles. Los enemigos sueltan esferas azules de distintos tamaños, y cuando hemos recolectado un determinado número, subimos de nivel. Entonces podremos usar un punto para subir cualquiera de las siete características de las que contamos: Health, Attack, Assimilate, Strength, Crack, Tasen y Komato. Por partes.
Health: Indica los puntos de vida máximo de los que disponemos. Perdemos un punto de vida cada vez que nos vacían la barra de armadura, nos patean o cuando nos da un misil.
Attack: Representa el daño que infligimos con las armas. No tiene más secreto.
Assimilate: Aumenta el efecto de diversos objetos en Iji y la capacidad de munición de cada tipo de arma.
Strength: Mejora la potencia de nuestras patadas. Esto permite tumbar más enemigos y romper puertas más resistentes.
Crack: Se trata de una representación de nuestra habilidad para hackear puertas, abrir cajas de munición y combinar armamento.


La verdad es que el autor estaba falto de imaginación cuando diseñó el minijuego de hackear

Tasen: A mayor valor, mayor repertorio de armas Tasen podremos usar.
Komato: A mayor valor, mayor repertorio de armas Komato podremos usar.

Eso sí, hay que distribuir bien los puntos porque hay un límite de niveles por cada sector del juego. Cinco si jugamos en el modo normal, pero disminuye si escoges cualquiera de los tres niveles más chungotes. También podremos mejorar la armadura y la capacidad de salto con objetos especiales.


El arsenal del juego es algo muy cuidado. Empezaremos con la siempre querida escopeta, que para más inri tiene munición infinita. Desgraciadamente eso supone una desventaja: hay tiempo de espera entre disparo y disparo, en el que nos encontraremos indefensos. Sin embargo, la gloriosa opción de combinar armamento nos dejará crear una versión mejorada; si mezclamos la escopeta y la ametralladora obtendremos una máquina llamada 'buster gun', que dispara como la escopeta convencional pero con la velocidad del rayo (y consumiendo munición de ametralladora). Hay ocho armas básicas, que con las combinaciones llegan a ser un total de dieciséis. Hay que destacar el rebota-misiles y el lanzamisiles 3x.

Un Komato sale despedido después de hacer rebotar su propio misil
Como aspectos negativos destaca la imposibilidad de disparar mientras se está agachado o saltado, además de no poder elegir distintos ángulos. Esto produce ciertas situaciones ridículas, con enemigos situados en rampas a los que no podemos alcanzar mientras recibimos su fuego. Aún así, disparar, esquivar y dar patadas sigue siendo divertido.
En cuanto a la dificultad, es difícil – valga la redundancia – tener quejas porque podemos escoger entre cuatro modos, y el gradiente creado entre ellos es el adecuado, así como su curva. Por otro lado, también cabe mencionar la ingente cantidad de vida y munición repartida en el escenario, que hace que la muerte sea provocado por un combate difícil más que por una suma de ellos.


Gráficamente, Iji es mediocre. Los fondos son lo único que destaca en el conjunto, ya que todo lo demás es muy plano, y en concreto la propia Iji tiene un diseño paupérrimo. Por suerte, entre sectores hay cutscenes estilo pixel art muy curradas y bonitas, que nos ponen en situación junto antes de darle al callo.
Abre los ojos
También cabe mencionar que hay ciertos detalles muy conseguidos, como la trayectoria que hacen los enemigos en el aire cuando les impacta un misil, o la caída de cristales rotos cuando rompemos lámparas y puertas.
La inteligencia enemiga es simple. Nos dispara si estamos a medio alcance, nos dará patadas si nos acercamos y, si estamos muy lejos, nos lanzará misiles mientras se acerca. No tiene mucho misterio, peo es suficientemente efectiva. La inteligencia de algunos jefes sí que está más cuidada, con patrones bien definidos y trabajados.

La música es de los puntos más sobresalientes. Es una mezcla entre electrónica en los sitios tranquilos y metalera en las peleas, con un momento sinfónico y otro retro por el medio. Realmente genial, podéis descargar la BSO en alta calidad desde la misma página: enlace.
Y para muestra, tres botones llenos de gloria.






Lo que más nos ha gustado:

  • El sistema de niveles y puntos
  • Las armas y sus combinaciones
  • La banda sonora
  • Los combates, aunque les falten cosas por pulir
  • Gratis, todo un detalle
Lo que menos nos ha gustado:
  • No poder disparar mientras se salta, se está agachado, o en diagonal
  • Gráficamente es deficiente
  • La historia pierde interés hacia el final
Resumiendo, Iji es un shooter lateral con reminiscencias metroides que, en mi opinión, merece dedicarle unas buenas horas. Se verán recompensadas con buena música, hotiejas, disparos y buenos combates contra bosses.

2 comentarios:

Oscar dijo...

La primera imágen me ha recordado a Another World, todo lo demás como ya dices tu mismo a Metroid.

Supongo que ese toque rolero que comentas lo hace bastante diferente. De todo lo que he leido hay una cosa bastante interesante, "No poder disparar mientras se salta, se está agachado, o en diagonal". Me parece una limitación bastante importante, comentas que esto puede causar situaciones ridículas, pero seguramente también frustrantes, estar recibiendo sin poder disparar. xD

Kenny dijo...

Primero, gracias por comentar sr mosqui.

Ahora ya en tema, sí, el toque rolero le da personalidad. Es uno de los pilares del juego y nos llena de gozo cuando vemos el "level up!" y podemos distribuir puntos.
En cuanto a lo de disparar... El juego podría ganar mucha variedad y evitar esas situaciones si estuviera implementado todo eso, pero por suerte el diseño de niveles usualmente no nos dejará vendido, y estando agachados podremos esquivar buena parte de los disparos (y misiles).

Es que un remake en HD, con mejor diseños de personajes, arreglando esos fallitos y en XBLA/PSN/Steam sería un gran juego sin duda.

Publicar un comentario