Mi SOTY 2011: Batman Arkham City


Parece que hace unos meses empezaba el año, y casi sin darnos cuenta ya estamos aquí para hablar del SOTY una vez más. Salimos del 2010 pensando que sería dificil volver a ver un año lleno de títulos tan potentes, y una vez más nos hemos equivocado, ya que 2011 ha resultado uno de los años más cargados en cuanto a grandes lanzamientos de toda la generación, como ha quedado patente por la gran cantidad de títulos lanzados durante la campaña navideña en la que estamos inmersos actualmente. Por eso podría resultar difícil escoger el mejor juego del año entre tantas opciones, pero yo lo tengo claro. Si bien hace unos meses hubiera elegido probablemente otro juego (Portal 2 o Deus Ex: Human Revolution), pero ahora me decanto sin dudarlo por Batman Arkham City. A continuación os intentaré explicar el porqué de esta elección.

Puede que consideréis un error el elegir una secuela como mejor juego del año, descartando así cualquier componente de innovación, y más aún en un titulo que parece reutilizar tantos elementos de su precuela, Arkham Asylum. Pero es que Arkham City consigue lo que debería hacer cualquier segunda parte: partir de la formula del original, añadirle un concepto completamente nuevo para eliminar el sabor a refrito, corregir todos sus defectos y, en definitiva, dejar en pañales la entrega anterior.

Solo por conseguir darle a Robin un diseño que mole, Rocksteady se merece un premio.
Si Arkham Asylum ya conseguía darnos una adaptación muy fiel del universo de Batman, Arkham City es, y lo digo sin dudarlo, la mejor adaptación que se ha hecho de todo un universo de cómic a videojuego (o a cualquier otro medio). Es increíble la manera en la que Rocksteady ha conseguido introducir a tantos personajes, respetando perfectamente sus personalidades y características, evitando que sus apariciones parezcan forzadas y permitiendo que cada uno tenga su momento de gloria. Un buen ejemplo de ello es la aparición de un personaje tan desconocido para el gran público como El Sombrerero Loco, que protagoniza una de las misiones secundarias más originales del juego, momento que consiguió tocar el corazoncito de un amante de los cómics pijameros como es un servidor.

Además, la jugabilidad, que ya era muy buena en Arkham Asylum, ha alcanzado limites insospechables en este juego. El sistema de combate se ha mejorado enormemente gracias a la inclusión de los gadgets (que antes solo se usaban en la parte de exploración) a través de comandos de acceso rápido, permitiendo una fluidez y sensación de poderío incomparables. El combate nunca ha sido una de mis grandes pasiones en los videojuegos, principalmente por que no se me suele dar bien, pero os aseguro que con un poco de practica he conseguido encadenar unos combos enormes y disfrutar como un enano. La parte de sigilo sigue siendo tan buena como en el primer juego, pero vale la pena mencionarla otra vez, porque es admirable la capacidad que tiene de hacernos sentir superior al adversario en todo momento, consiguiendo superar en calidad y diversión a otros juegos con un componente similar, como Human Revolution. Y es que puede que esté muy bien infiltrarse en un edificio sin ser visto, pero no es comparable a la sensación de colgar a un enemigo de una gárgola y desaparecer entre las sombras.

El sistema de combate es toda una gozada y se ha depurado mucho con respecto a la primera entrega.
Pero es que aún no he mencionado lo que hace que este juego destaque por encima de los demás aparecidos este año, y es algo que se consigue gracias a todos los detalles mencionados anteriormente. Se trata del grado de identificación que alcanzamos con nuestro personaje. Y es que, como he oído en boca de muchos jugadores, en Batman: Arkham City somos el PUTO BATMAN. Pocas veces he jugado a un titulo capaz de hacernos absorbernos de esta manera, hasta tal punto de identificarnos totalmente con el personaje. Esto se nota con solo describir una partida habitual de este juego: nos dirigimos al objetivo principal, cuando de repente somos alertados de la fechoría de otro villano del que nos encargamos, para que nos salte enseguida otro problema que requiere nuestra atención. Es decir, el día a día de cualquier super-héroe. Y es que no solo es eso: El poderío que transmiten los combates y el sigilo, la increíble ambientación, los fieles retratos de los villanos, los guiños y detalles presentes en cada esquina... Todo contribuye a esta sensación, una que he experimentado pocas veces en mi vida como jugador.

En definitiva, Batman Arkham City merece ser SOTY por muchas razones. Porque demuestra que no hay malas adaptaciones si no malos desarrollos, porque alcanza la excelencia en todos y cada uno de sus aspectos, y porque le da al pedazo de personaje que es Batman (y a su universo) el sitio que se merece en   el ámbito videojuegil. En definitiva, Batman Arkham City es mi elección para SOTY porque nos da lo que todos buscamos en un videojuego: la oportunidad de olvidarnos de nuestra vida y de nuestros problemas, para enfundarnos una capucha y salir a patrullar las calles de Gotham City.

Soy Batman. Y el SOTY 2011.

4 comentarios:

Ezequiel dijo...

Mi sold de este año, sin duda. Es verdad que no he jugado a todos los juegos de la lista del foro, pero de los que he tenido la oportunidad sin duda me quedo con este. Pesa mucho mi cariño por este personaje, pero como bien dice en su articulo Venenofan lo merece por muchísimas mas razones

Rolandir dijo...

A mi sencillamente me abrumó. Algún día puede que lo intente con el, pero por ahora no... Soty un tío en pijama con problemas de garganta y fijación por los enfermos mentales?...pse... a cualquier cosa la llamais Soty xD

JUANSUPEIN dijo...

Soy fan de Batman, para mí es un Sold como la catedral de Gotham :D

Avenger87 dijo...

A mi tambien me ha gustado mucho pero el personaje que tu mencionas que te ha gustado que es el sombrerero loco a mi no me ha gustado, me decepciono me esperaba otra forma de enfrentarnos a el

Publicar un comentario