Érase una vez un medio a un comic pegado

Hoy voy a poner vuestra mente a trabajar, pero tranquilos que no será algo muy difícil. Imaginad un patio de colegio. Ahora llenadlo de niños que gritan y corren por todos lados. Los hay que juegan al futbol con pelotas fabricadas con celo y papel, otros juegan al látigo o simplemente se persiguen en el intenso “la llevas”. Las niñas forman corrillos y hablan, hablan y hablan, juegan a la rayuela y a la goma o tiran chinos a los pesados de turno que no las dejan tranquilas. Os suena verdad? Pues añadid a la estampa otro crío, tiene las piernas abiertas y semi flexionadas, está de medio lado y ambas manos permanecen unidas por las puntas de los dedos formando una especie de cuenco junto a la cintura. Está rojo como la grana, se le ven las venas en el cuello y grita a pleno pulmón “Kaaaaaaa Meeeeeee Haaaaaa Meeeeeee HAAAAAAAA!!!!!" Acompaña el último grito con la extensión de sus brazos hacia delante, sin separar las muñecas, para liberar un imaginario cañón de energía que destruirá al más maloso de sus enemigos. Os suena? Es una representación dramática de Dragon Ball a cargo de un pre púber, pero si no te llega a tanto la memoria o ni te suena cambia ese gesto por el de una formación de sello al más puro estilo Naruto y estaremos cerca de donde quiero llegar…

Este ejercicio mental que os he propuesto no es más que una mera excusa para abordar un tema, que a lo largo de los años ha venido unido a los videojuegos de forma más o menos acertada. Hablamos de los comic. Eh! Que Dragon Ball era un anime… gallifante para el caballero! Peeero, que fue antes, el huevo o la gallina? Obviamente el manga (denominación japonesa al tebeo español o al comic inglés) que es a su vez predecesor, atendiendo a su éxito, de la adaptación a la pequeña pantalla (anime). Y es en este punto en el que la creación de Akira Toriyama acompañó las tardes de varias generaciones de niños españoles que idolatraban al bobalicón Goku, su némesis y a la postre aliado Vegeta o las tan traídas Bolas de Dragón. Cientos de comics cargados de humor, villanos memorables, combates épicos y picantones ancianos de sangrante nariz se presentaban como terreno abonado para las adaptaciones a televisión, cine y por supuesto a los videojuegos. Juegos ha habido para todas las plataformas y de un buen montón de géneros distintos. En los primeros años abundaron los Rpg con sistema de batalla por cartas, pero el idioma y mi corta edad impidieron que jugase a ninguno de ellos. Abarcan aproximadamente desde el año 88 al 93 y salieron para la máquina de 8 bits de Nintendo. La segunda hornada vino de la mano de Super Nintendo y aquí es donde un servidor de ustedes descubrió las andanzas videojueguiles de la franquicia.
Dragon Ball Z: Super Butoden 2

Hablo de Dragon Ball Z: Super Butoden. Cuatro títulos de pelea pura y dura que nos permitían emular a nuestros héroes en combates epiquísimos con dos alturas en el escenario, un aspecto inmejorable y ataques de energía brutísimos. Todavía se me descontrolan las glándulas salivares cuando recuerdo las tardes perdidas en un centro de electrónica de mi ciudad. Tenía una Super Nintendo de exposición con el juego y ya os podéis imaginar… horas y horas a la cola para echar un combate, ganar o perder y volver de nuevo a la fila… controlábamos las horas a las que había menos gente y alargábamos el gozo forzando el tercer combate… pura magia oigan. No les diré que si pueden les den un vistazo, porque en calidad gráfica, frenetismo y fidelidad 1/1 no le llega a la suela de los zapatos a los Budokai o los Budokai Tencaichi, pero para la época de la que hablo aquello era tocar el cielo. 
Comics, comics, comics...ñaaaa!!!
Hubo arcades, algún otro juego de acción, más RPG´s para Game Boy, juegos de acción, más peleas, títulos que abarcaban la historia de Goku niño, Goku mayor, Ovas, historias inventadas… de todo y para todas las máquinas… Mega Drive, Saturn, Super Nintendo, Cube, Playstation 1,2 y 3, Xboxes, Nintendo DS etcétera, en total podríamos estar hablando de unos setenta y tantos juegos... unos mejores y otros peores, pero todos con el niño mono en la portada y algo que contar. 
Naruto: Ultimate Ninja Storm

Pero esta franquicia es solo una muestra de lo que la adaptación del comic, tebeo o manga, llámenlo como quieran. Del mismo autor y aunque no son adaptaciones tenemos los Dragon Quest, con un estilo artístico y de diseño de personajes rematadamente “Toriyamesco”. De su paisana Rumiko Takashi, autora de Ranma ½ entre otros, nos llegaron un par de títulos a Super Nintendo y Playstation, de la obra de Masamune Shirow, Ghost in the Shell, también nos llegaron tres videojuegos para PSX, Playstation 2 y PSP. Naruto de Masashi Kishimoto también ha tenido su ración de adaptación a los videojuegos con cuatro o cinco títulos y en breve recibiremos otra obra, en este caso adaptada del manga One Piece de Eiichirō Oda, para PS3... El puño de la estrella del norte, Gundam… Tratar de clasificarlos a todos sería una obra titánica y más aún si nos preocupásemos en dar el salto a tierras norteamericanas, hogar de Marvel, DC comics… ya sabeis, Spiderman, Batman, The Ultimates, Iron man, Superman, Spawn etcétera y sus correspondientes adaptaciones a videojuego. 
One Piece: Kaizoku Musou TV Trailer

Como podeis ver la breve historia de nuestra industria se empeña en demostrar que casa perfectamente con los videojuegos, sin importar si provienen del País del Son Naciente o de la tierra de las nuevas esperanzas. Es más, el enriquecimiento que parecía tener una única dirección comic-videojuego ha terminado por revertirse y ha dado como resultado obras basadas en Tomb Raider, Halo, Residen Evil, Street Fightter y demás hitos del hocio electrónico. Vamos, que hablar de comics, en cierta medida, es hablar de videojuegos, y hablar de videojuegos es hablar de comics, y para muestra esa magnifica incursión del señor Madureira y su Frankenstein videojueguil, Darksiders, que volverá este año con su secuela Darksiders 2 (por el mes de junio), o el recientemente estrenado The Darkness 2, basado en la obra de Marc Silvestri, Garth Ennis y David Wohl que ya obtuvo una buena acogida de crítico y público en su primera entrega.
Nunca una mezcla de medios y genio fue tan brillante
 Y qué mejor forma de terminar que, como no podía ser de otra forma, recomendaros la lectura de comics. “Literatura para flojos”, dirán unos, “entretenimiento para niños”, aullarán otros… cultura al alcance de cualquiera, que digo yo. Capaz de transmitir sentimientos y sensaciones con solo un par de ilustraciones, variados en sus planteamientos y ricos, riquísimos en matices y propuestas. Americano, europeo, japonés… basado en películas, videojuegos, novelas, en sucesos reales, mitos, leyendas… en serio, es un mundo que merece mucho la pena y para colmo es hermano de andanzas de nuestros amados videojuegos, que más se puede pedir?
Quien lo pillara... ya caerás bandido, ya caerás

3 comentarios:

JUANSUPEIN dijo...

Su artículo realmente me ha fascinado. Le dedico un Kamee Hameee Haaa a modo de aplauso caballero. Bravo!

Anthorion dijo...

Nunca me han gustado los juegos de Dragon Ball... Me han parecido un soberano coñazo de juego de luchas que nunca me ha llenado. Molaba un mod del motor source que se llamaba Earth Defenders que iba de darse piños con los personajes y tenía subidas de nivel y tal. Eso si que molaba. Pero bueno, para gustos los colores.

Y el artículo un SOLD.

Anónimo dijo...

Me he comprado una nes clónica en un mercadillo de las q traían tropecientas repeticiones de 10 juegos de los cuales uno era ¡¡Hokuto no ken!! Cutre cutre pero engancha tu, de una patada los mandas a la luna, y de un puñetazo presionas el tsubo y revientan.
Estoy con Anthorion, ninguno de los juegos de Bola de Drac me ha gustado, y mira q soy fan (de goku pequeño, en cuanto se la hincó a Chichi por el idem dejó de tener gracia).

Publicar un comentario