Yo si Puedo Decir que he Vivido: Bastion


Viviencia: "Bastion".
Plataforma: Pc/Xbox 360
Precio justo aproximado: 6€
Fecha de Lanzamiento: 20 de Julio en XBLA y 16 de Agosto de 2011 en Steam
Fabricante: Desarrollado por Supergiant Games. Publicado por Warner Bros. Interactive Entertainment.
Género: Acción en Tercera Personal, Hack'n'Slash, Rol, Aventura.
Modo de empleo: Solo.
Duración: 6 horas aprox. Rejugable con modos extra.
Posibles Reacciones no Deseadas: Cosa de niños, Simplón, Casual, Fácil, Gafapaster.
Compatibilidad: Diablo, Torchlight, Zelda en 2D,
En una frase: "Una propuesta basada en el mimo y el buen gusto, diseño, historia y música; el juego que podríais regalar a cualquier no-amante del videojuego y que dudo que le defraudaría."

Análisis: 

Hay juegos especiales, que pueden ser amados o odiados a partes iguales. Son creaciones demasiado peculiares para que todo el mundo las valore de la misma manera. A veces por arriesgadas en su propuesta, otras por demasiado clasistas. En un punto medio encontraríamos este pequeño desarrollo de la desconocida Supergiant Games, Bastion es un híbrido excelso entre el clasismo  videojueguil y la propuesta indie más rompedora. Aunque no nos encontramos ante un desconocido, porque ha vendido bastante, pero si que considero que merece la pena seguir hablando de juegos como estos que aportan mucho más de lo que cuestan. Así lo dije en el programa del SOTY y ahora veamos el  porqué:

X, el narrador y Kid. Todo muy bonito.
Aunque sería más correcto decir, oigamos porqué. Ya que Bastion es un juego que te entra por el oído, porque es un relato que te están narrando en tiempo real, atendiendo a tu pericia o tus fallos. Porque la voz del narrador te sigue a lo largo de todo el embrollo, dándote consejos o soltando bromas y llenando ese vacío que existe entre el jugador y su pantalla. Una voz profunda y suave que nos transporta al mundo destrozado donde Kid, nuestro protagonista se ha despertado, la única voz que oirás, y la única que hace falta, contándonos su historia.


Kid es un guerrero, no diré más, con una saga propia que se irá desarrollando a lo largo del juego y de caladas de cachimba. Se despierta en un mundo desierto que se va construyendo a su paso. Tal cual. Conforme nuestro héroe avanza el juego va reconstruyendo con una alegre paleta de colores parte por parte del escenario, cada baldosa, cada detalle del intrincado diseño de escenarios. Es un placer para la vista, tanto en los variados ambientes como en los menús e infografía, y  esta reconstrucción, a su vez, potencia el efecto de que la historia se "recrea" mientras tu pasas, mientras te cuentan como Kid llega al Bastion. La última isla de esperanza en un mar de destrucción. Porque ha ocurrido la Calamidad, que ha arrasado el mundo dejando solo fragmentos flotando en la nada. Así que una vez llegados a nuestra nueva base comenzará, de verdad, nuestra historia de traición y de piedad. Y de, por supuesto, acción, mucha acción. Porque nos encontramos ante un machaca botones de órdago, repartiendo estopa a golpe de un solo botón. Otro para rodar, otro para bloquear con nuestro escudo y finalmente otro para tomarnos tónicos que nos recuperen la vida o la barra de poder, que es la que nos permite usar la habilidad especia de cada arma y apuntado semi-automático de las armas a distancia. 

Rodeado de enemigos: Jarabe de Escopeta
El resto son clichés del género, vista isométrica en tercera persona, posibilidad de mejorar las armas con partes que encontremos por el camino, misiones de entrenamiento para lograr recompensas superando los retos, subida de niveles automática. Todo muy simple pero más que suficiente. Es más, el juego nos propone una cantidad desorbitada de materiales aplasta bichos, de las cuales recomiendo encarecidamente la hoja rápida y la escopeta, pero que van desde una lanza a un mortero, pasando por un lanzallamas. Además, como comentamos, estas armas se pueden modificar de maneras diferentes adaptándose a nuestro modo de juego. Pero no solo podemos modificar esto, sino que nos haremos con habilidades especiales para cada arma, que gastarán "maná", o serán genéricas sin importar lo que empuñemos. Para acceder a todas ellas deberemos mejorar los diferentes edificios del Bastion, cosa que no es muy difícil ya que el juego pretende que podamos maximizar todo. A cada bicho que tumbemos nos darán dinerico/exp.

También nos propone un sistema novedoso de perks positivos configurando unos poderosos elixires alcohólicos, que nos darán desde más vida a más posibilidades de crítico. Vamos, como la vida real. A más hígado/nivel más alcohol podremos llevar en el cuerpo. A más fiesta, peores serán los resultados de los pobres enemigos. Pero cuando te das mucho al vicio siempre viene alguien a censurar, y estos son los dioses. Porque en el Bastion encontraremos un templo en el que poder invocar dioses que convertirán nuestro juego en un infierno, ampliando la agresividad de los enemigos, su vida, etc... Todo ello supondrá un coctel explosivo que aumenta la profundidad del juego, porque sino será demasiado facilico. Pese a que durante la historia hay una buena variedad de enemigos y malos finales nunca nos encontraremos demasiado exigidos. Para serlo tendremos que activar cualquiera de las tres historias alternativas que encontraremos en el Bastion y que nos contarán nuevas partes de la trama mientras contenemos olas, cada vez más numerosas, de enemigos.

Equipando diferentes habilidades.
Porque como ya hemos comentado el juego es bastante asequible. Pero cumple. Llena la pantalla mientras el narrador y la historia se encargan del resto, te entretiene mientras presencias el sublime diseño que se te pone delante. Esa es la clave, y a ello se suma la música, una banda sonora de altura que combina la electrónica con unos sonidos country, llenos de matices y de ritmo. Además de contener unas preciosas piezas vocales que son el Leitmotiv de algunos de los personajes del juego. E incluso, gracias a una de ella, se configura una de las escenas más dramáticas de la historia del videojuego, recoged el cadáver, hacedme caso, o al menos oíros la OST con calma.

Y es que Bastion puede ser tachado de juego simplón, con razón por sus mecanismos y su bajo nivel de exigencia, pero creo que eso es rascar, solo, la superficie. Que su máscara parezca "naif" no implica que lo que hay detrás siga la misma línea. Nos encontramos ante un desarrollo de autor, que no es un prodigio técnico sino que es un adalid del diseño. Es un juego redondo que tras terminarlo, y decidir el final, nos quedamos pensando que poco más se le podía haber pedido, como en el caso de Total War: Shogun 2, se trata de un producto completo. Una joyita que es un disfrute en cada momento del juego, además de estar a un precio estupendo, con logros y demás parafernalia. Una lección de humildad para todos esos grandes del mercado que copan las portadas. Otro efecto de la revolución indie, y que revitaliza de nuevo el género del action RPG con algo más que miles de opciones de habilidad o de inventario sino con una propuesta basada en el mimo y el buen gusto. Diseño, historia y música. El juego que podríais regalar a cualquier no-amante del videojuego y que dudo que le defraudaría. A todos nos gusta que nos cuenten historias, y es mejor verlas, y es insuperable sentirlas agarrado al PAD. Un buen debut de un desarrollador a seguir.

 Pd: os dejo con un temazo-final de la OST (triste, pero el resto son muy cañeros, buscad: Terminal March, In Case of Trouble, la tenéis en Spotify y su autor es Darren Korb):


5 comentarios:

Moik dijo...

¡Mola! Lo tengo comprado desde Navidad y aún ni me había molestado en instalarlo. Ha sido leer esta reseña y ponerme a ello.

Anthorion dijo...

Y yo sin cobrar comisión. Soy un pringado.

Rolandir dijo...

Que bueno el análisis, lo tengo instalado y probado pero no he encontrado el momento de ponerme a él.
Para mí un deseado al que jugaré cuando sea su hora, y gracias a tus letras quizá no tarde en llegar, SOLD!

Rafael Cruz dijo...

Simplemente, en mi opinión, el mejor juego del año pasado ;)

Mime dijo...

Me compré el juego en steam cuando estuvo rebajado, la verdad es que antes de probarlo no me esperaba mucho de él, me imaginaba que se hablaba tanto de él por ser el típico juego gafapaster. Cuando lo probé por primera vez fue para sacarme el logro del ticket y ya desde el primer momento se ve que es un juego que rebosa calidad y que está muy cuidado en todos los sentidos.

Recién hace 2 semanas empecé a jugarlo "en serio" y ahora hace a penas 10 minutos que acabo de terminármelo. Me ha encantado, pese a que personalmente en ocasiones se me hace demasiado aburrido estar machacando enemigos una y otra y otra vez. Tiene momentos increíbles como lo que comentas en la entrada, los escenarios y los dibujos son realmente bellos, al igual que la banda sonora que tiene temas preciosos, de esos que escuchas una vez detrás de otra.

Lástima que steam no te de logros en modo desconectado XD

Buen artículo toño.

Publicar un comentario