SOTY 2013: Dota 2



Todos conocemos a Férran con su camión volcánico, donde está muy a gusto sentado y disfrutando de sus bikinis mientras dirige a sus subordinados. Andaba yo en la carrera más importante de mi vida, pelando de igual a igual contra un desgraciado, cuando Farran envió a su mejor esbirro a mi casa a hacer el trabajo sucio. El hombre era fornido y la verdad es que me debatí con él en una pelea a cara de perro con la única ayuda de un quitagrapas y unas tijeras de punta redonda además de la siempre presente fuerza tranquila. Sin embargo no fue suficiente para vencer a Logan. Así que aquí me hayo delante del ordenador escribiendo chorradas.

En cuanto al SOTY, si tengo que quedarme con el juego que más he disfrutado, jugado, odiado y que más me ha marcado este año, es sin duda Dota 2.

Dota 2 es la segunda parte o más bien actualización por parte de Valve del <<famoso>> mod para Warcraft III,  Defense of the Ancients. Y remarco famoso porque al menos yo no tenía ni puta idea de qué coño era DotA cuando Valve anunció por todo lo alto que sacarían una segunda parte, pero parece ser que dentro del juego online tenía bastantes seguidores. Al igual que su antecesor, Dota 2 es un multijugador por equipos de 5 personas las cuales tienen que cooperar durante la partida para poder destruir la base del equipo contrario, previamente habiendo ganado experiencia y objetos durante la partida para poder llevar a cabo la tarea sin que el equipo contrario pueda evitarlo. El género que popularizó en su día DotA actualmente está en su mejor momento, en parte también gracias a títulos como League of Legends o Rise of Immortals



Si hay algo que me gustó particularmente cuando empecé a jugar a Dota 2, es la cantidad y variedad de héroes disponibles. Actualmente más de 100, algunos simples como Skeleton King Wraith King, o Drow Ranger, con apenas una o dos habilidades activas, otros que requieren poder controlar a más de una unidad a la vez como Meepo o Chen y otros que son unos hijos de puta, como Nature’s Prophet. También está Dragon Knight.

El sistema del juego es muy rico y complejo, con actualizaciones periódicas, algunas más grandes que otras que pueden cambiar mucho la forma de jugar y a las que hay que adaptarse. Es un juego exigente ya que aunque llevemos las muchas horas de juego a la mínima podemos cagarla fácilmente y nos hace sentir como si fuera ayer cuando empezamos a jugar.

Otro aspecto muy importante en un juego multijugador, es la comunidad que tiene detrás, la gente que te vas a encontrar jugándolo. Y tengo que decir que la de Dota 2 es la peor de cualquier juego que haya jugado nunca. Irrespetuosa, infantil, grosera… Dota 2 saca lo peor de cada persona. Eso sin contar a los rusos, que no es que tenga nada en contra de ellos aparte de queestán como una regadera, pero es que en un juego donde la comunicación mínima es fundamental, si un ruso se pone a buscar partida en servidor de Europa Oeste con idioma predilecto Inglés y nada más entrar lo único que escribe es Cyka, es que algo no funciona bien.

Una forma de joder el lore del juego

Sin embargo si encuentras un pequeño grupo de gente con la que jugar te lo puedes pasar de maravilla, pues hay que reconocer que cuandoconsigues que lo que habías planeado salga perfecto, te sientes de puta madre. Por supuesto no siempre sale todo bien y si es ese el caso tampoco hay que tomárselo como si fuera el fin del mundo, ya que es una simple partida a un juego de mierda. 

Antes de probar Dota 2 jamás hubiera dicho que sería un juego multijugador el juego que más haya disfrutado en un año. Nunca me han gustado, te lo pasas bien un rato porque estás jugando con colegas pero personalmente me cansaba enseguida. Ya me parecían muchísimas las más de 200 horas que jugué a Team Fortress 2, nunca hubiera imaginado que “perdería” más de 1100 horas con un juego multijugador teniendo tantos otros pendientes. Sin embargo Dota 2 tiene algo que te atrapa, quieres seguir jugando más y más, quizás sea por lo costoso que es llegar a jugarlo bien, es un juego que a cada partida se puede decir que aprendes algo, aunque se te olvide a la siguiente que echas. Tampoco le hubiera dedicado tanto tiempo si no hubiera estado tan bien acompañado (industrialdea) por el camino, con momentos buenos y malos, algunos graciosos y otros no tanto. Es cierto, ha habido momentos de Rage puro, pero afortunadamente siempre han sido puntuales y pasajeros. 

Por estas experiencias y muchas otras Dota 2 es mi SOTY. Si os sentís con fuerzas animaos a probarlo, pero aviso que es un juego que no se puede llegar a disfrutar ni con una, ni con 10 ni con 100 partidas, perderéis tiempo os enfadaréis con vuestro equipo o se enfadaran ellos con vosotros, es tremendamente exigente pero una vez empiezas a dominar mínimamente la partida también es inmensamente reconfortante. Mentira, no lo juguéis, es el MAL.

PD: No, mumaguso no me ha pasado nada, le pedí algo fuerte pero se quedó sin stuns.

0 comentarios:

Publicar un comentario